¿Qué es un procurador?

El Procurador es una figura imprescindible en el ámbito judicial, representando a las partes en los procedimientos judiciales ante los Tribunales, dotando de agilidad a los mismos y asegurando el buen funcionamiento de la Administración de Justicia.

Es un colaborador necesario y comprometido con la Administración de Justicia, ofreciendo toda la información y ayuda a los abogados y a sus clientes sobre los distintos procedimientos judiciales a su cargo así como asistiendo a juicios y actos de representación de los mismos. Conecta, por tanto, a la Administración con los justiciables y facilita la labor de la misma.

Por último, con la figura del Procurador se garantiza la representación de los clientes, velando por sus derechos ante los distintos órganos jurisdiccionales.